Un informe del Gobierno Vasco concluye que la huella ecológica de la CAV sigue siendo insostenible: cada vasco consume más del doble de la media que necesita cada habitante de la Tierra.