La economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad ambiental, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía,…) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos.

La Comisión Europea ha lanzado a todas las regiones el reto de abordar la aplicación de estrategias de Especialización Inteligente (RIS3) que permitan concentrar los recursos humanos y financieros en las áreas más competitivas. En Euskadi, donde las empresas cuentan con una estructura de costes con un peso muy alto de los materiales (aproximadamente un 60%), una de las áreas claves para la competitividad de las empresas es la economía circular.

Además, en el marco de la COP25 que se está celebrando estos días en Madrid, resulta necesario mencionar que la economía circular es una herramienta clave en la acción climática; y es que el cambio climático se debe, hasta en un 45%, a razones vinculadas al consumo de materiales.